Reseñas

El jardín de la memoria

1417026249_445979_1417028845_noticia_normal.jpg

En esta obra encontramos temas que no son para nada fáciles de enfrentar e incluso se puede huir de este tipo de historias porque el dolor que evoca es demoledor, varios aspectos agrupados en un mismo libro que lo hace duro emocionalmente. Se habla de una enfermedad muy grave, el cáncer, de una parte de la Historia tan desgarradora como es el holocausto y de algo que inevitablemente forma parte de la vida, la muerte, intrínsicamente unidos al sufrimiento y a las situaciones amargas que conllevan. Resulta obvio pensar que el lector si decide adentrarse en la trama de El jardín de la memoria de Lea Vélez va a pasar por fragmentos cargados de sentimientos intensos y complicados de asimilar. Lo elegí en la biblioteca tras leer su sinopsis pues me llegaron hondo las palabras <<Fue un otoño extraordinario. El otoño en el que tú me enseñaste a vivir y yo te enseñé a morir>>. Esta frase ya refleja una trama de impacto. No podía imaginarme que iba a descubrir unos relatos que revelan unas realidades muy crueles que te hacen sentir un nudo en el corazón.

pathway-2289978_640

En El jardín de la memoria contamos con tres líneas argumentales entrelazadas: la trama principal trata la historia personal de la autora con su marido George, enfermo de cáncer, que está a punto de morir. Nos narra cómo fueron sus últimos meses agónicos, esperando y asumiendo la muerte que iba a separarle del amor de su vida. De esta historia central brotan otras dos, Lea Vélez nos cuenta una serie de recuerdos acerca de la familia de George (Los Collison) mediante las cartas que tienen de Stephen, el hermano mayor de su marido, que también tuvo cáncer y falleció siendo un niño. De esta forma, iremos conociendo a esta familia y las vivencias que les marcaron dolorosamente. Su marido le irá relatando recuerdos y anécdotas que junto a las cartas y fotografías podremos saber de qué manera encauzaron la enfermedad de Stephen, sus sentimientos y tipo de relación que mantenían entre ellos. Algunos miembros son Tom, el padre de George y Stephen, un hombre severo y tosco. Connie, una madre cariñosa, una mujer diez que luchaba con todo lo que se le pusiera por delante. Pieza a pieza, Lea Vélez recompone un pasado que se había anclado en el silencio de los Collison y desentierra viejas cuestiones sin descifrar que debate con su marido.
La tercera línea trata del libro que la autora escribe durante ese tiempo sobre Francesc Boix, exiliado de la Guerra Civil Española y preso en campos de concentración nazis. En la época que pasó en Mauthausen sacó un número amplio de fotografías que después, en la posguerra, le servirían para acusar a miembros nazis de alto cargo durante los juicios de Núremberg.

loving-1207568_640

En esta novela vamos a conocer personas que existieron y cuyas experiencias narradas son verídicas. De ahí que sintamos gran intensidad con la trama de esta obra y nos transmita unas fuertes emociones.
La narración es sincera, sentimental pero sin caer en un lenguaje dramático. Más bien encontraremos un testimonio sin tapujos y absolutamente franco, sin rodeos, duro pero real. Percibí a Lea Vélez con una gran fuerza mental, me apenó que se fuera haciendo a la idea de perder a su marido en el día a día que transcurrían cuenta atrás hasta el horrible desenlace. Me pareció que la actitud del matrimonio ante lo irremediable es de admirar, pues mostraron entereza, aceptación y dignidad, viviendo con un amor muy sólido los últimos meses. Crearon una atmósfera de lo más natural para que sus dos hijos no sufrieran en exceso el momento del fallecimiento, no ocultaron la gravedad del asunto pero prepararon a sus hijos con conciencia y me conmovió igual, sin actitudes dramáticas, aceptando el destino con la cabeza bien levantada. Recordando la historia de Stephen, tan inteligente y adorable, el matrimonio pasa el tiempo reconstruyendo recuerdos que para Lea supone comprender mejor a su familia política, ya que salen a la luz unas vivencias un tanto delicadas y a la vez que la autora investiga la vida de Francesc Boix, comparte con su marido todos los descubrimientos. Lea se ve reflejada en el fotógrafo de Mauthausen, Boix, pues ambos a su manera protegen una memoria que sienten debe perdurar.

camera-514992_640

El estilo que podemos apreciar en Lea Vélez es muy natural, como ya he comentado, trata de normalizar unas circunstancias muy adversas para el ser humano. Y con el lector es igual de considerada, se nota que no quiere que sus relatos estén recargados de tragedia. Ya de por sí, cada circunstancia que cuenta es triste y cruel. Muestra un coraje sin igual, su voluntad de transmitir un mensaje positivo entre tanta ruina emocional, queda patente y deja al lector fuera de onda ante la forma que la autora y su marido van tejiendo la recta final con recuerdos constructivos que aportan momentos de gran riqueza sentimental. Suavizan el trauma lo máximo posible y así nos enseñan una lección muy valiosa de cómo afrontar un hecho que no es aceptable en la humanidad hoy por hoy: la muerte. Me ha maravillado la visión de Lea Vélez en este factor, me pareció una mujer valiente (¡Ella piensa que no lo es!) y sabiendo gestionar el miedo con el dolor.

El jardín de la memoria es un libro que cala hasta lo más profundo, tan intenso que se debe tomar su lectura con responsabilidad puesto que los recuerdos y situaciones que encontraremos pueden remover el interior de las personas. Son relatos que nos pellizcan las entrañas y se asimilan despacio. Las tres líneas argumentales están desarrolladas fantásticamente y me atraparon de lleno, admiro la capacidad de Lea Vélez para contar vivencias tan íntimas con sencillez y sin abandonar la parte sentimental en sus palabras. Son historias emotivas que sensibilizan al extremo y que la autora recopila para que queden en la memoria eternamente, dando importancia a los momentos que debemos compartir con nuestros seres queridos para poder recordarlos siempre. Con la trama de Francesc Boix y las fotografías que coleccionaba de las escenas espantosas que ocurrían en el campo de concentración donde fue deportado, conoceremos la astucia y el poder de supervivencia de este hombre para reunir pruebas evidentes de las torturas y barbarie que se cometieron en La Segunda Guerra Mundial. Agallas no le faltaron y esta historia es igualmente impactante.

Una novela dulce e inolvidable donde veremos la complicidad de un matrimonio que se ama de verdad. Con permiso de la autora conoceremos sus conversaciones reflexivas, otras que sacan una sonrisa y algunas para encogerse de tristeza. Todas ellas nos permiten acercarnos a una pareja inteligente y muy compenetrada, inevitable tomarles cariño y maravillarse con los diálogos repletos de recuerdos que se cuentan con el corazón abierto. Leyendo este libro, te das cuenta de que un matrimonio auténtico debe asentarse en los cimientos que George y Lea construyeron. Una pareja genuina y admirable.

 

Título: El jardín de la memoria

Autora: Lea Vélez

Editorial: Galaxia Gutenberg

Nº de páginas: 256

Año de publicación: 2014

Puedes comprarlo aquí: El Jardín De La Memoria (Narrativa)

Sinopsis

«Fue un otoño extraordinario. El otoño en el que tú me enseñaste a vivir y yo te enseñé a morir. Durante la última aventura, filosofamos, investigamos, leímos las viejas cartas de tu hermano Stephen. Las cartas que relatan una época y un pasado familiar. Gracias a una antigua foto en un sobre con matasellos de Sheffield, encontré respuesta a la dudosa paternidad de Gill. Me encanta hacer de detective. Las cosas de Stephen siguen en la buhardilla, metidas en sus cajas de bombones y a veces las saco y releo una poesía del cuaderno infantil. Allí, en la Inglaterra de 1957, estaban las respuestas y mientras yo escribía este Jardín transcribiendo cartas amarillas por el tiempo, tú lograste perdonar. Pienso en la sonrisa del otro protagonista de este relato: Francesc Boix. Te fascinó la vida del republicano español, testigo de Núremberg, fotógrafo de guerra. Yo te contaba sus hazañas, que están en esta novela y que no sé si es novela porque todo lo que se cuenta en ella sucedió de verdad.
Ese verano volvimos a Malmesbury. Tenías razón.
No existe un lugar con más encanto en Inglaterra. Los niños se disfrazaron de caballeros y cruzaron aceros de plástico en los jardines de la abadía. Hicimos un picnic. Entre saltos, tumbas de piedra, juegos y merienda, esparcimos tus cenizas bajo un roble centenario. Entro de nuevo en este otro jardín, El jardín de la memoria, ojeo sus páginas, riego con cuidado el primer beso que nos dimos y ese último que a veces es como el primero de un nuevo cariño real, invisible. Ahora estás hecho de un aire que empuja con constancia mi columpio. Subo y bajo, y veo más allá de los campos y de los tejados, entendiendo cómo hay que vivir. Tres años después de aquel otoño extraordinario, me siento plena, sabiendo que ganamos y que había que contarlo. Para demostrar lo que digo, aquí está nuestra historia.»

 

Tramadol, Ibuprofeno, jarabe para los picores de Richard y crema hidratante. Ya lo tenía todo. Cuando le di la visa al farmacéutico recordé que me faltaba otra cosa.

-Ah, y un certificado de defunción, por favor.

La sonrisa amable del tendero se quedó congelada. Pronto reaccionó y fue a por él. Volvió con un formulario de los que hay que escribir una letra en un recuadro. Me irritan se tipo de papeles. Pensé que por suerte no lo tenía que rellenar yo y sentí un extraño placer por haberlo dejado desconcertado. Él se puso nervioso sin motivo. Yo estaba tranquila, igualmente sin motivo-

-Me han dicho que lo tenga en casa, por si llega la muerte en mitad de la noche –le dije como si él supiera de quién le estaba hablando.

Él asintió como si realmente lo supiera.

Y es que me siento así. Como si todo el mundo leyera en mis ojos lo que pasa. O quizá es que deseo que lo sepan. Evitaría explicar. No suena muy normal que me presente ante los desconocidos diciendo: “Hola, me llamo Lea y mi marido se está muriendo”.

 

9 comentarios en “El jardín de la memoria”

  1. Wow!!! De verdad que me parece que es una historia de lo más interesante, sin duda me la llevo anotada para una proxima futura lectura, gracias por la reseña, me ha parecido de lo más completa además de que hace que el lector quiero hacerse con la historia.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola guapa
    La verdad es que tiene una pinta de ser una lectura de las que te cambia por dentro, Me gusta que en El jardín de la memoria encontremos relatos intensos pero que estén escritos de una manera sencilla
    El fragmento que has compartido me deja con ganas de más.
    un besazo

    Le gusta a 1 persona

  3. Me parece un libro demasiado duro para mi. Cuando leo busco evadirme y creo que en este caso, y como tengo costumbre de empatizar con los protagonistas, no lo pasaría bien.Parece que está muy bien construido y se ve a las claras el amor de los protagonistas y el sufrimiento por lo inevitable…bss!

    Le gusta a 1 persona

  4. No puedo negar de que si, puede llegar a ser algo fuerte pero me gusta por que te abre la mente, son las lecturas que me gustan, que me impacten, asi que me lo leere, tenlo por seguro, no se si lo consiga fisico o si este online pero con leerte me antoje demasiado en leerlo!!!

    Le gusta a 1 persona

  5. La verdad que es un tema de lectura “durillo”, pero tal y como lo explicas y por como dices que lo enfoca la autora dan ganas de leerlo. Muchísimas gracias por la recomendación, la tendré en cuenta para próximas lecturas.

    Le gusta a 1 persona

  6. Me has dejado con el corazón en la mano tienes un arte para elegir libros guapa, este es muy atractivo para mi lo leeré pronto seguro que si. Me encanta en el ambiente en Le que se envuelve, me a logrado atrapar. Me encanta que tu prisma de lectura se amplio para disfrutar de todo.

    Le gusta a 1 persona

  7. Wow, este libro suena de lo mejor, la historia que cuenta la sinopsis y lo que dices en tu reseña me ha cautivado completamente, no he leído nada de esta autora pero creo que este será un muy buen libro para comenzar. Gracias por la recomendación =)

    Le gusta a 1 persona

  8. Wow que interesante lectura, aunque debo admitir que yo soy más del tipo “y vivieron felices para siempre” nunca esta de más poder leer este tipo de historias que te hacen pensar y de cierta manera cambiar tu perspectiva de la vida

    Le gusta a 1 persona

  9. Hola guapa, pues viendo el trozo de la sinopsis que te hizo decidir por el libro debo decir que lo entiendo, yo tambien me hubiera decantado por él y encima ha sido una buena elección! me lo llevo anotado aunque se aleja un poco de mi zona de confort! besos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .